Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Primer Informe de Labores de la Fiscal General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos

Publicado el 10 Enero 2021
1.png

El día de hoy, se cumple un año del inicio de las funciones de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, ello ha significado profundas transformaciones internas para fortalecer las capacidades de esta institución para procurar justicia, investigar y procesar los delitos, presentar a los responsables ante la justicia, atender a las víctimas con pleno respeto de los derechos humanos y con perspectiva de género.

Nos transformamos internamente para dar resultados y así estar a la altura de la responsabilidad que tenemos con esta gran ciudad capital.

Nuestra institución se encontraba atrapada en el pasado, anclada a viejas prácticas e inercias que la apartaban del cumplimiento de su deber constitucional.

Esta institución fue de la última en el país en transformarse en un órgano constitucional autónomo y esta ciudad fue también, la última en implementar el sistema penal acusatorio. Ambas cosas están en consolidación.

Porque las instituciones no se cambian por decreto.

Hemos emprendido una transformación sistemática y profunda, una reingeniería institucional minuciosa de todas nuestras áreas internas y de sus procesos para atender y enfrentar adecuadamente las tres grandes dimensiones de nuestro trabajo.

Las expresiones criminales que generan violencia, inseguridad, afectan la convivencia y atrapan a generaciones completas de niños y jóvenes. Algunas de ellas vinculadas a bandas criminales organizadas o a motivaciones económicas.

La Investigación de delitos graves que lastiman la integridad o le quitan la vida a otras personas, que no tienen una explicación lógica pero que se manifiesta en acciones incomprensibles de crueldad;

Denuncias muy diversas vinculadas a problemas de convivencia entre particulares, que sí no se atienden adecuadamente pueden escalar en delitos mayores.

Para ello, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México reorganizó su estructura, al crear la Coordinación General de Investigación de Alto Impacto, la Estratégica, de delitos de Género y Atención a Víctimas, de Investigación Territorial, nuestra Policía de Investigación, la Coordinación de Investigación Forense y Periciales; Jurídica y de Derechos Humanos y de Administración.

El objetivo de la reestructuración de la Fiscalía es la atención especializada de los delitos, de conformidad al fenómeno criminal.

Además, se creó la Unidad de Asuntos Internos y el Consejo de Asuntos Internos para fortalecer el sistema de vigilancia y disciplinario de la institución.

Para el combate de los delitos de alto impacto, se fortaleció la Coordinación General de Investigación de Delitos de Alto Impacto, con 207 Agentes del Ministerio Público, 196 Oficiales Secretarios y 271 Policías de Investigación.

Nuestro objetivo es integrar equipos de ministerios públicos, policías de investigación, peritos, antropólogos, psicólogos, analistas expertos en la investigación de cada uno de los fenómenos criminales de la competencia de la Fiscalía. Con el mejor equipo y la tecnología para garantizar el acceso a la justicia y combatir todas las expresiones criminales.

Esta transformación se realizó a costos compensados, implicó el rediseño de procesos, la cancelación de plazas, la reubicación de personal y la optimización de los recursos humanos disponibles.

Este esfuerzo sin precedente es silencioso hacía afuera, pero es esencial para realizar bien nuestro trabajo y mejorar nuestra eficiencia en el combate al crimen.

Nos comprometimos a hacer de la coordinación institucional, una costumbre diaria y cotidiana. Hemos hecho de la coordinación, una estrategia permanente de combate al crimen.

Con respeto absoluto a las facultades de cada institución, hemos establecido una sólida alianza de trabajo y colaboración con la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, la Secretaría de Marina, la Secretaría de Defensa Nacional, la Guardia Nacional, la Secretaría de Seguridad Federal, la Unidad de Inteligencia Financiera y el Centro Nacional de Inteligencia.

Para nosotros la autonomía no es conflicto. Es coordinación y trabajo diario para restaurar la paz y la seguridad. Es independencia y apego a la ley en la investigación criminal.

Para la Fiscalía, el gabinete de seguridad de la Ciudad de México, encabezado por la Jefa de Gobierno Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, es un mecanismo permanente de coordinación, ejecución y evaluación de acciones entre todas las instancias vinculadas con la seguridad y la procuración de justicia. Nos permite adoptar decisiones informadas, evaluar sus resultados y establecer estrategias conjuntas.

Además, de la mano de las alcaldías trabajamos diariamente en diferentes ámbitos de coordinación local en materia de seguridad y justicia. Aprovecho para recocer el trabajo y colaboración de las alcaldesas y alcaldes, con quienes tenemos una relación diaria de trabajo, coordinación y colaboración.

La coordinación no es un formalismo ni un mecanismo burocrático, es una estrategia de actuación y colaboración entre las instituciones con responsabilidades legales específicas. Deviene de la estrategia del Gobierno de México y tiene resultados tangibles.

Con coordinación, combatimos a todas las expresiones y grupos criminales sin distinción, con la fuerza de la ley y se ha capturado y presentado ante la justicia a la mayor cantidad de integrantes de grupos criminales de los últimos años.

Como en ninguna otra entidad federativa, en la Ciudad de México, hemos capturado a 209 objetivos criminales relevantes, que es la cantidad más importante de integrantes de bandas criminales capturados en el país. Todas las denominaciones criminales sin distinción alguna han sido combatidas. Todas las bandas delictivas en todas las demarcaciones territoriales.

Esta Fiscalía no niega la existencia de bandas criminales, tampoco les protege o encubre como sucedió en años anteriores en esta gran ciudad.

Terminó esa etapa donde se cohabitó con el crimen organizado y se negó reiteradamente su existencia, mientras se extendía por toda la ciudad.

Con mucha firmeza y responsabilidad quiero expresar que vamos a continuar combatiendo a todos los grupos criminales. Con toda la fuerza de la ley y sin distinciones. Con coordinación, con todas las instancias del gobierno local, con inteligencia y apoyo del gobierno de México seguiremos desarticulando a grupos generadores de violencia que alteran la convivencia y la paz de nuestra comunidad.

Para estar a la altura de esta responsabilidad fortalecimos a nuestra la Policía de Investigación, con más mil elementos, equipo, tecnología y capacitación hemos incrementado la eficacia de nuestras actuaciones.

Hoy tenemos una mejor Policía. Con más y mejores elementos.

Hemos hecho entre todos, un esfuerzo financiero enorme, para costear toda esta nueva estructura. Fortalecer a nuestra Policía, incrementa las capacidades de investigación de esta Fiscalía, disminuye la impunidad y mejora la seguridad. Es una buena inversión en favor de la Ciudad.

Cuando se combate la impunidad y los responsables de hechos delictivos son detenidos y procesados conforme a la ley, se mejora la seguridad y se recupera la confianza de la sociedad.

Esa es la función de esta fiscalía.

La impunidad es una invitación a la repetición del delito.

Menos impunidad es más seguridad.

La mejor forma de prevenir el delito es acabando con la impunidad.

Los datos muestran una disminución constante en 13 de los 14 de los delitos de alto impacto denunciados en 2020 en la Ciudad de México. Y ello es un trabajo conjunto, es el resultado tangible de la colaboración desinteresada, de la colaboración abierta y respetuosa de todas instituciones que trabajamos todos los días para restaurar la paz y la seguridad.

El Homicidio doloso ha disminuido en 18.7% con relación a 2019. La tasa de homicidios pasó de 21.45 en 2018 a 10.8 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2020. Lo cual nos ubica muy debajo de la tasa nacional que en 2020 se sitúo en 20.09 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Del 2018 al 2020, hemos obtenido 601 sentencias y vinculado a proceso a 921 imputados por este delito.

El feminicidio es el acto de violencia más cruel, más atroz en contra de las mujeres. Con relación a 2019, la Ciudad de México observa una disminución del 11.1% en el número de casos presentados. Esto es muy significativo, porque logramos aproximar la justicia a las víctimas capturando a los responsables y presentarlos ante la autoridad judicial.

De los 179 casos de feminicidios registrados entre 2018 y 2020, 122 responsables están vinculados a proceso y se ordenaron 54 sentencias condenatorias.

Hemos logrado disminuir en 38.9% el delito de lesiones por disparo de arma de fuego con respecto a 2019.

El robo a casa habitación ha disminuido en 16.2% comparado con el año anterior. Robo a cuentahabiente, observa un decremento en el número de casos denunciados del orden de 45%.

Robo a negocio, disminuyó 37.3% y se ha logrado incrementar sustancialmente el número de casos judicializadas y las sentencias obtenidas.

El delito de robo a bordo de taxi registra una disminución de 61.4%; robo a transeúnte 34.3% menos que 2019, robo de vehículo con y sin violencia 22% y robo en microbús 54%.

De todos los delitos de alto impacto denunciados en 2020, sólo violación observa un crecimiento de 3.9%.

En suma, durante este año se observa una disminución de 39% en los delitos de alto impacto.

Hemos judicializado 47% más carpetas por el delito de secuestro que el año anterior, incrementado en 29% el número de detenidos y en 408% los cateos de inmuebles involucrados en este delito.

Hemos desplegado 60 Unidades de Investigación Especializada en el Robo con Violencia. Como resultado de ello hemos logrado vincular a proceso a 74% de las personas detenidas por este delito.

La Fiscalía ha logrado ubicarse en el primer lugar a nivel nacional en la extinción de dominio de inmuebles dedicados al desarrollo de actividades ilícitas por parte de estas bandas criminales.

Con 142 expedientes, 118 inmuebles y 24 vehículos derivados de cateos.

Este año hemos logrado consolidar la Fiscalía que atiende las denuncias de personas desaparecidas, logrando la ubicación con vida de 78% de las personas durante las primeras 24 horas.

Pese a la pandemia y a los períodos de interrupción de los trabajos en los tribunales, la Fiscalía ha incrementado su eficacia en la judicialización y obtención de sentencias.

Nos mueve una profunda convicción y compromiso por lograr una vida libre de violencia en contra de las mujeres.

Escuchamos y atendemos el justo reclamo social que exige justicia frente diversos crímenes en contra de nosotras las mujeres.

Este año creamos la Fiscalía Especializada para la Investigación del Delito de Feminicidio y mediante un proceso inédito de selección abierta, fue seleccionada para encabezar esta fiscalía la Lic. Sayuri Herrera, quien desde la sociedad civil se había destacado en la defensa y representación de las víctimas.

Durante el año que se informa, hemos logrado más judicializaciones y más sentencias en el delito más atroz en contra de las mujeres.

También creamos la Unidad de Tentativa de Feminicidio para atender apropiadamente delitos que antes se calificaban como lesiones dolosas y permitía el escalamiento de los niveles de violencia contra las mujeres. Hemos fortalecido la atención rápida e inmediata en feminicidio que nos permite actuar actuación como si fuera en flagrancia con detenido para obtener órdenes de aprehensión de los responsables.

Y se ha creado la Unidad con Víctima Desconocida, 32 cuerpos de mujeres sin identificar que en este momento se han identificación 11 víctimas de feminicidio que se encontraban en calidad de desconocidas.

Se creó también la Unidad Especializada en Trans-feminicidio especializada y atendida por personal debidamente capacitado, con lo cual combatimos lo crímenes de odio y la violencia contra las mujeres transexuales.

La violación es el delito que no ha observado disminución a lo largo de este año. Como sabemos, la mayoría de los casos denunciados son hechos que producen dentro de los hogares y los responsables son personas conocidas.

Para combatir este delito de forma integral, se creó la Unidad Especializada de Combate al Delito de Violación. Nuestra meta para este 2021 es duplicar el número de casos judicializados por este delito. Para lograrlo continuaremos perfeccionando los métodos de trabajo y reforzando el personal de la Fiscalía Especializada.

Ello implica mejorar los métodos de aplicación intervenciones periciales psicológicas, médicas y químicas; acelerar el trabajo de nuestra Policía de Investigación en la identificación y captura de los agresores; realizar el trabajo ministerial contra reloj desde el primer momento de la denuncia.

Durante 2020, remodelamos y dignificamos las agencias para la atención de delitos sexuales y se abrieron tres más en los centros de justicia para las mujeres.

Para combatir el delito de la trata contra las mujeres, creamos una Unidad Especializada, que trabaja de forma coordinada con otras áreas de la fiscalía para garantizar la libertad y la vida de las víctimas de este delito.

También se creó la unidad que atiende y procesa las denuncias contra la intimidad de las mujeres y la violencia digital. Con lo cual hemos logrado que se eliminen contenidos no autorizados en redes sociales que atentan contra las mujeres.

Para atender la violencia familiar, fortalecimos la fiscalía para la atención de este delito con médicos legistas, profesionales y vehículos de traslado para las víctimas de violencia; así mismo el Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI) y la creación de la Unidad para procesar las medias de protección de las mujeres víctimas de violencia.

En 2020 la Fiscalía procesó exitosamente 20,643 medidas de protección en casos de violencia contra las mujeres que van desde notificar a la Policía Preventiva para que realice visitas periódicas al domicilio de la denunciante hasta ordenar a los presuntos agresores mantenerse alejados.

Este año 2021, nuestra meta es duplicar el número de medidas de protección del año anterior. Para ello, echaremos a andar la Unidad de Medidas de Protección, que auxiliará con la carga de trabajo ministerial policial que implica el despliegue de estas herramientas de atención a víctimas.

En síntesis, la fiscalía cuenta con una red de protección e investigación para prevenir y sancionar los delitos en contra de las mujeres con personal certificado y perspectiva de género en todas nuestras actuaciones.

No estaremos satisfechos hasta lograr justicia para todas las mujeres y niñas víctimas de la violencia. Vamos a continuar trabajando de la mano de las organizaciones de la sociedad civil y con las víctimas para mejorar nuestro trabajo diario y lograr mayores avances en la investigación y esclarecimiento de estos delitos.

Combatimos la corrupción sin distinciones, dentro de la fiscalía y fuera de nuestra institución.

Gracias al trabajo profesional y al rigor técnico de la fiscalía y de la Secretaría de la Contraloría del Gobierno de la Ciudad de México, se ha acreditado ante el Poder Judicial y obtenido ordenes de aprensión para un número importante de personajes del entorno más cercano al más alto nivel del anterior Gobierno de la Ciudad.

Estos hechos de corrupción acreditados, no son coincidencia ni resultado del error humano, se trata de actos planeados y ejecutados con conciencia plena de su ilicitud.

Se trata de la apropiación personal de los recursos públicos, la permisibilidad de actos ilegales, contrataciones irregulares que dañan el erario y complicidades criminales.

Hoy la Fiscalía cuenta con el andamiaje institucional para combatir a corrupción.

El Congreso de la Ciudad de México concluyó hace unos días la aprobación de los nombramientos de las personas titulares de las unidades vitales para la democracia, el combate a la corrupción e impunidad; la transparencia y el buen uso de recursos públicos, el control ciudadano y el acceso pleno a la justicia.

La Fiscalía Especializada en la Atención de Delitos Electorales; el Fiscal Especializada en el Combate a la Corrupción; la titular del órgano Interno de Control y el Consejo Consultivo de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Su misión es combatir la corrupción en el servicio público y acabar con la impunidad.

Acabar con la corrupción dentro de la fiscalía y en las instituciones responsables de la seguridad y en la administración pública de la ciudad es indispensable para lograr una efectiva procuración de justicia y la vigencia del Estado de Derecho.

Combatir la corrupción mejora la seguridad, la convivencia, el desarrollo, la competitividad y el empleo. Su erradicación, implica cambios profundos en todos los ámbitos de la vida de la ciudad.

Aprovecho para presentar y felicitar el nombramiento de Edmundo Cuenca, Bertha Galeana, Elías Huerta; Juan Carlos Sánchez Magallán, Jorge Nader, Alejandra Romero y Barbara Yllan Rondero, como integrantes del Consejo Consultivo de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Hace un año nos comprometimos a cambiar.

Establecimos 20 compromisos públicos para marcar una diferencia tangible, constante y cotidiana en el ejercicio de sus atribuciones.

Para que a todas las personas tengan derecho a acceder a la justicia, a la tutela judicial efectiva y al debido proceso.

Porque la justicia penal, también es justicia social en su sentido más profundo. Nos comprometimos a humanizar la procuración de justicia.

Para mejorar la atención en las agencias de Ministerio Público y reducir los tiempos de espera, incorporamos a 60 peritos en criminalística, fotografía y hechos de tránsito.

Abrimos 100 plazas de médicos legistas y trabajamos para mejorar el servicio médico legal existente hasta ahora.

Implantamos un modelo que brinda atención especializada a las víctimas.

Fortalecimos la denuncia digital, ampliado el número de delitos con posibilidad de ser denunciados por esta vía y mejorando las plataformas tecnológicas para aproximar esta herramienta a las y los ciudadanos.

Con recursos propios, estamos construyendo el Banco de Perfiles Genéticos de la Ciudad de México para uso forense del ADN. Ello fortalecerá nuestras capacidades de investigación y persecución criminal.

Con 50 Ministerios Públicos y 225 policías de investigación se integró la Unidad de atención de denuncias de delitos de alto impacto.

Establecimos una línea de contacto directo con la oficina de la Fiscal General las 24 horas del día, todos los días del año.

Nos propusimos fortalecer a la Policía de Investigación mediante el establecimiento de una verdadera carrera policial, la profesionalización a través de la certificación, el incremento del estado de fuerza y el combate a la corrupción.

La Fiscalía se comprometió con la transparencia, la rendición de cuentas y la austeridad.

Terminamos con la idea que autonomía es opacidad. Para nosotros, es ejercicio responsable de los recursos.

La autonomía presupuestal es indispensable para garantizar la autonomía funcional, pero no es sinónimo de derroche.

Nos propusimos terminar con el rezago de cinco años en el cumplimiento de órdenes de aprehensión por delitos de alto impacto, como respuesta a la demanda de justicia de las víctimas y lo estamos logrando. Este año tenemos un avance de 30% en nuestra meta.

Del 10 de enero al 14 de diciembre se cumplimentaron dos mil 184 órdenes de aprehensión y 567 órdenes de reaprehensión, logrando un total de dos mil 751 mandamientos cumplimentados. En el mismo periodo se realizaron 295 cateos.

Hemos cumplido 17 de los compromisos que establecimos hace un año. Dos de ellos (denuncia domiciliaria de robo a casa habitación y observadores ministeriales) se han frenado su aplicación por la pandemia.

Nuestro principal compromiso, aún está pendiente.

Mejorar la atención y disminuir los tiempos que esperan los ciudadanos para interponer una denuncia y así lograr nuestra meta para que la presentación de denuncias se realice en 15 minutos.

Para lograrlo, tenemos que implantar varios procesos, que transformen un modo de hacer las cosas.

Hemos avanzado en la dirección correcta. La denuncia digital y la Agencia con Imputado Desconocido presente en nueve coordinaciones territoriales de cinco fiscalías desconcentradas, abarcan ya más del 20% de las denuncias presentadas ante la fiscalía.

Este año 2021, nos hemos fijado como meta cumplir nuestro compromiso de implementar un modelo de atención, durante el primer semestre de este año, estarán en operación las Unidades de Atención Temprana en todas y cada una de las coordinaciones territoriales, lo cual nos permitirá mejorar la atención a las personas que acuden ante la fiscalía, orientar adecuadamente sobre cada uno de los asuntos, referirlos a la instancia competente para iniciar su caso y levantar las carpetas de investigación de los hechos delictivos.

Las unidades se instalarán en todas las Agencias del Ministerio Público durante el primer trimestre del año y junto con las unidades especializadas en atención delitos de género, buscan brindar atención de calidad, apegada a los principios rectores y los derechos humanos, reducir tiempos de atención y atención integral y prioritaria. Administrarán el flujo de casos, segmentando y priorizando la atención de conformidad con el fenómeno delictivo, con determinación rápida de casos y aminorando la sobrecarga de trabajo del personal sustantivo para dedicar mayor tiempo a la investigación y persecución criminal.

Nuestra meta este año es activar la investigación sin detenido en la Fiscalías Territoriales.

Esto implica que por primera vez nuestra institución tendrá un enfoque regionalizado en el combate a delitos como el robo de vehículo sin violencia, robo a pasajero, robo a negocio, entre otros.

Para ello, se instrumentarán Unidades de Investigación y Litigio especializadas en ciertos delitos en todas alcaldías de la ciudad, según la incidencia delictiva lo amerite.

Ahora nuestras agencias territoriales serán evaluadas por el trabajo ministerial, policial y pericial para identificar a los responsables y llevarlos ante un juez.

Activar la investigación sin detenido significa el combate a la impunidad desde el territorio: ordenes de aprehensión y órdenes de cateo para hacer frente a la criminalidad cotidiana.

Mejorar la atención y acabar con las prácticas de corrupción que afectan el servicio y lastiman a las personas que acuden a la fiscalía en búsqueda de justicia. Sabemos que hay gente que llega al Ministerio Público y se le cobra para levantar una denuncia, ordenar una diligencia, tomar una declaración, decretar la liberada justificada o para cualquier cosa.

Sabemos que ese tipo de corrupción significa la negación de justicia y muchas veces la impunidad de los responsables de hechos delictivos o peor aún, la fabricación de culpables.

Esto es absolutamente incompatible con la fiscalía.

Quiero decirles a los ciudadanos que nos tengan confianza, que denuncien cualquier acto de corrupción o extorsión por parte de personal de esta fiscalía. Los vamos a proteger y acompañar.

Limpiar la casa y eliminar la corrupción dentro de nuestra institución, es una tarea de todas y todos.

Vamos a instaurar un sistema de vigilancia y un procedimiento expedito en la Unidad de Asuntos internos que nos permita actuar con rapidez y suspender inmediatamente -sin goce de sueldo- a los servidores públicos que incurran en estos actos (o con denuncias recurrentes de actos de corrupción), mientras se sustancia la investigación penal y administrativa correspondiente.

A nuestros compañeros de la Fiscalía les reiteramos que aquí hay lugar para el desarrollo profesional de todas y todos aquellos comprometidos con la honestidad y servicio público. Para los corruptos NO.

Robo a Casa Habitación con Violencia.

El robo a casa habitación con violencia es uno de los delitos que más lastiman la paz y la tranquilidad de los hogares, por la forma en la que afecta el entorno más íntimo de las personas.

Por ello, les quiero anunciar que tan pronto cambie el semáforo epidemiológico, pondremos en operación 5 Unidades Móviles para la Atención del Robo a Casas Habitación Con Violencia; norte, sur, poniente, oriente y centro.

Se trata de células compactas de ministerios públicos, peritos y policías encargadas de trasladarse a las viviendas de las personas para iniciar la investigación y recabar todos los indicios que permitan dar con los responsables.

La atención de las mujeres que son víctimas de cualquier tipo de violencia es una prioridad para la institución que encabezo.

Por ello, desplegaremos 20 Unidades de Atención Prioritaria a Mujeres Víctimas de Violencia en las agencias con mayor incidencia de casos.

Se trata de que las mujeres sean atendidas por ministerios públicos capacitados en la aplicación de tamizajes de riesgo, medidas de protección y protocolos de atención inmediata.

La fiscalía será una institución pilar de la democracia, que garantizará el derecho de las y los ciudadanos a ejercer su voto en condiciones de libertad y seguridad. No existe duda que la investigación de delitos electorales está estrechamente ligada al combate a la corrupción y a la utilización de recursos públicos o privados para alterar la competencia democrática.

La fiscalía cumplirá con lo que constitucionalmente le corresponde para fortalecer el proceso democrático y evitar que malas prácticas y delitos electorales vulneren la voluntad de pueblo.

La fiscalía electoral, cuenta con autonomía funcional dentro de nuestra institución, pero tendrá todo el respaldo de toda la Fiscalía General para el desarrollo adecuado de sus funciones.

Dejará de ser testimonial (en toda su historia sólo se judicializó un delito) y se tomará en serio su trabajo.

Estamos formados en la democracia, por ello, en el ámbito que nos corresponde garantizaremos una competencia limpia y apegada a la ley.

Es mi convicción que la profesionalización de una institución de justicia pasa por una nueva forma de seleccionar a los funcionarios que encabezan las diversas Fiscalías.

Un proceso abierto en el que se conozca los aspirantes (su preparación, experiencia y méritos) en el que un Comité elija a las y los mejores profesionales repercutirá en más y mejores resultados de cara a la demanda de justicia de nuestra ciudad.

Por ello, durante los dos primeros meses del año se realizará la convocatoria y selección de titulares para la Fiscalía Especializada en Desaparición y para la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y Protección Urbana.

Este año ha sido marcado por la pandemia, el acceso a la justicia es una actividad esencial, imprescindible e impostergable para garantizar los derechos humanos de todas las personas.

La procuración de justicia es una actividad esencial que no puede ser suspendida, en ese sentido la Fiscalía ha respetado, protegido y garantizado el derecho humano de acceso a la justicia que tienen los habitantes de nuestra ciudad. Nuestra función no se puede detener. Nuestro trabajo es con las personas y ello hace más presente el riesgo de contagio. Quiero reconocer a todas nuestras compañeras y compañeros que han estado trabajando durante esta pandemia. Gracias a ellos, la fiscalía no ha dejado de cumplir con sus obligaciones y ha logrado cumplir con sus compromisos de esta transición. Con el 40% del personal hemos logrado cumplir con nuestro trabajo.

Quiero rendirle un homenaje público nuestras compañeras y compañeros fallecidos por COVID.

Hemos sufrido la pérdida irreparable de 70 entrañables miembros de esta familia, públicamente quiero reiterar mi respaldo incondicional a los familiares y por supuesto rendir homenaje y reconocimiento a todos ellos, para quienes solicito respetuosamente les brindemos un minuto de aplausos.

Hoy iniciamos el segundo año de nuestras funciones. Es el año de la consolidación.

Nos toca transformar el primer nivel de atención de la Fiscalía, que son las puertas de entrada a la justicia.

Que nos permitirá atender cada caso de forma especial y diferenciada. Mejorar sustancialmente la atención significa aproximar la justicia a la gente. Sin burocratismos, dilaciones o corrupción. Significa atender a las personas con amabilidad, calidez y eficiencia.

Significa investigar con profesionalismo los delitos con apoyo de nuestras áreas especializadas y la tecnología disponible. Significa poner a la Fiscalía al lado de las víctimas.

Este nuestro compromiso y nuestra obligación, lo realizado a lo largo de este año es un trabajo en equipo comprometido con la justicia, reconozco a todas y a todos mis compañeros, a mis compañeros coordinadores generales, fiscales especializados, fiscales territoriales, ministerios públicos, peritos y policías de investigación, a todos aquellos a quienes trabajamos todos los días y nos comprometemos con la gente.

Ratifico nuestro compromiso para trabajar con ética y con pasión, con el corazón puesto en nuestro trabajo para lograr abrir de verdad la puerta de la justicia a nuestros habitantes de esta maravillosa Ciudad de México.